• (999) 3-15-41-72
    • (999) 1-63-91-39
    • info@gruposudesa.com.mx
    • /GrupoSudesa
    0

    BLOG

    04 de Marzo de 2020

    El equinoccio en Chichen Itzá, un espectáculo ancestral

    Cada año, un fenómeno solar reúne en la antigua ciudad maya de Chichen Itzá a espectadores de todo el mundo. Se trata del equinoccio de primavera, durante el cual se puede observar el fascinante efecto de la luz del sol sobre la Pirámide de Kukulcán.

    El descenso anual de Kukulcán Kukulcán era la versión maya de Quetzalcóatl, la deidad prehispánica que aparece representada en los documentos históricos como una serpiente emplumada. Los antiguos mayas que construyeron Chichen Itzá dedicaron la más grandiosa de sus estructuras a este legendario dios, que con frecuencia era asociado al planeta Venus.

    Los sacerdotes y arquitectos mayas tenían un profundo conocimiento astronómico que habían logrado acumular gracias a la observación disciplinada de los astros y a su efectivo sistema de escritura. Este conocimiento les permitía construir sus edificios con cierta orientación y calcular los efectos de la luz del sol sobre ellos en determinados momentos del año.

    Así fue como construyeron la Pirámide de Kukulcán, sobre la cual se puede observar el milagro del descenso del dios cada equinoccio de primavera. Esto es lo que tienes que saber acerca del equinoccio en Chichen Itzá: El equinoccio de primavera, cada 21 de marzo, es un fenómeno durante el cual la Tierra es iluminada por el Sol con la misma intensidad en el hemisferio norte y en el hemisferio sur. En este día, triángulos de luz aparecen en las alfardas de las escalinatas de la Pirámide de Kukulcán, que tienen la forma de una serpiente.